El tripartito de Piélagos tendrá que gastarse otros cien mil euros en la plaza de Liencres porque se equivocó en su polémico rediseño

El tripartito de Piélagos tendrá que gastarse otros cien mil euros en la plaza de Liencres porque se equivocó en su polémico rediseño

El ayuntamiento tendrá que cambiar el pavimento para que puedan acceder vehículos pesados en la celebración de mercados y otro tipo de eventos

El PP recuerda que PSOE-PRC-AVIP han hecho siempre caso omiso del rechazo vecinal a la obra y achaca a la alcaldesa falta de lucidez en la gestión

Plaza de Liencres
Plaza de Liencres

El Partido Popular ha hecho público que el Ayuntamiento de Piélagos saca a licitación la obra de cambio de pavimento en la Plaza de Liencres, en concreto el espacio antes conocido por los vecinos como Plaza de la Cruz y plaza de Adolfo Suárez. El precio de licitación es de 110.000 euros. La obra es necesaria porque los vehículos pesados que acceden con motivo de eventos, como conciertos o mercados, estropean gravemente la superficie actual, la cual fue construida hace un año y medio en un proceso de rediseño fuertemente contestado por los vecinos del pueblo. Entre otras cuestiones criticaban su  material incómodo y molesto, su carácter poco práctico y la consecuente limitación de usos que habitualmente le daban las familias.

El portavoz del PP en Piélagos, Carlos Caramés, lamenta que “un nuevo fallo de previsión del tripartirto suponga una carga más al presupuesto público que aportan los vecinos con sus impuestos”. El representante popular afirma que PSOE, PRC y AVIP han hecho siempre caso omiso de la opinión vecinal en la remodelación de la plaza y achaca a la alcaldesa, Verónica Samperio, “falta de lucidez e ineficiencia” en la gestión.

El portavoz cree que el problema es aún más grave porque la obra ya supuso un coste importante para el erario municipal (250.000 euros) y en ningún momento ha satisfecho las demandas vecinales. “La alcaldesa nos vendió un proyecto estrella que nadie quería”, comenta el concejal. “Fue ciega en ver los defectos del planteamiento, sorda en escuchar las quejas vecinales y suponemos que seguramente quedará muda para entonar el mea culpa”, afirma Caramés.

En marzo de 2019 la junta vecinal, la asociación de vecinos y la asociación de padres del colegio ya solicitaron la paralización urgente de las obras en ambas plazas porque el proyecto presentado por el ayuntamiento no se ajustaba a las necesidades del pueblo y podía provocar problemas nuevos.

Según relata Caramés, “a día de hoy seguimos sin una solución para aparcamientos, sin una mejora de seguridad para la circulación de vehículos y sin la posibilidad de dar más usos a la plaza porque el suelo que pusieron sólo servía para pasear”.

Por delante todavía será necesario continuar las obras y gastar más dinero en urbanizar el entorno. Los populares remarcan también que aún queda pendiente ver qué solución es capaz de dar el equipo de gobierno a la remodelación del parking subterráneo, para el que tienen previsto otro  gasto adicional de más de 40.000 euros.

Carlos Caramés cree que el caso de la plaza es un “despropósito de gestión” fruto de gobernar sin escuchar a la ciudadanía. En noviembre de 2019  y ante las quejas continuadas, el grupo popular propuso a través de una moción en el ayuntamiento propiciar la participación vecinal mediante un concurso de ideas, pero el tripartito desoyó la petición y continuó adelante con el “proyecto ahora fallido”.

Piélagos

de cerca

Suscríbete y te enviaremos la información de Piélagos directamente a tu correo electrónico