El Gobierno reabre al tránsito peatonal el Puente Viejo que une Oruña y Arce, tras la reparación que ha supuesto una inversión de 1,2 millones de euros

El Gobierno reabre al tránsito peatonal el Puente Viejo que une Oruña y Arce, tras la reparación que ha supuesto una inversión de 1,2 millones de euros

La intervención, que fue declarada de emergencia por motivos de seguridad para poder conservar el puente, tuvo como finalidad paliar el deterioro que había sufrido la infraestructura a raíz de varios temporales de lluvia, con especial relevancia el ocurrido en noviembre de 2021
Reapertura Puente Viejo entre Arce y Oruña por PRC-PSOE-AVIP
Reapertura Puente Viejo entre Arce y Oruña por PRC-PSOE-AVIP
Ayuntamiento de Piélagos
Ayuntamiento de Piélagos
Prensa

El Gobierno de Cantabria ha procedido este viernes a la reapertura al tránsito peatonal del Puente Viejo sobre el río Pas, que une las localidades de Oruña y Arce.

Lo ha hecho tras la reparación efectuada con cargo a una inversión de 1,2 millones de euros con motivo del deterioro que había sufrido la infraestructura a raíz del encadenamiento de varios temporales de lluvia, con especial relevancia el ocurrido en noviembre de 2021.

Se trata de una intervención que fue declarada de emergencia por motivos de seguridad para poder conservar el puente.

El presidente, Miguel Ángel Revilla, ha asistido a la reapertura y ha apuntado la relevancia de esta actuación urgente en “una joya” del patrimonio de Cantabria, que ha permitido conservar la misma imagen que tenía y asegura su conservación “por otros mil años”.

Revilla ha destacado el Puente Viejo como “seña de identidad” de Piélagos y de Cantabria, ya que millones de peregrinos lo han utilizado a lo largo de los siglos y lo seguirán utilizando a partir de ahora a diario para recorrer los Caminos de Santiago y Lebaniego.

Por su parte, el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, ha explicado que la obra ha tenido gran complejidad partiendo de una situación difícil y de “riesgo evidente” de caída tras las riadas.

Esta infraestructura, que fue construida en 1585, durante el reinado de Felipe II y declarada Bien de Interés Cultural (BIC) el 20 de diciembre de 1984, sufrió graves daños con motivo de la avenida de aguas en el cauce del río Pas, que provocó la caída de un gran número de sillares de piedra que conformaban el tajamar de la pila 1.

Gochicoa ha destacado que, gracias al saber los responsables de la ingeniería, Miguel Ángel Rodríguez y Eduardo Suengas, ha sido posible salvar “un elemento fundamental de la historia de la ingeniería de Cantabria”, y ha resaltado también el esfuerzo de los arqueólogos y de los técnicos de la Dirección General de Patrimonio Cultural

Tras el refuerzo de la estructura, también se ha procedido a la semipeatonalización del puente, restringiendo el tráfico a vehículos ligeros que podrán transitar en dirección única de Puente Arce a Oruña, para lo cual se ha llevado a cabo una importante labor de señalización.

Además, el consejero ha anunciado la construcción de una rotonda en Puente Arce para dar más alternativas al tráfico rodado.

En el acto celebrado hoy han estado presentes, entre otras autoridades, la directora general de Patrimonio Cultural, Zoraida Hijosa; el director general de Obras Públicas, Manuel del Jesus; la alcaldesa de Piélagos, Verónica Samperio; el concejal de Urbanismo, Alfredo Rodríguez, además de otros miembros de la Corporación municipal, empresas constructoras y vecinos de la zona.

Los trabajos

La crecida del río Pas produjo prácticamente la desaparición del tajamar de la pila 1, mientras que la 2, situada a la izquierda en el sentido de las aguas del río Pas, también se vio afectada por el arrastre y socavamiento del material de relleno que le rodeaba.

Como consecuencia, fue necesario cerrar el paso y declarar de emergencia los trabajos necesarios para su reparación y la restitución del entorno a la situación previa a la inundación.

En líneas generales se ha procedido a la estabilización del arco 2, para evitar desprendimientos de piedras sobre los trabajadores en posteriores labores bajo el puente como tensados o sellados de espuma en las grietas del paramento.

También se ha consolidado la cimentación en profundidad de la pila 1, mediante la ejecución de 12 micropilotes de 220 mm de diámetro, armados con camisa de acero de 139 mm de diámetro, los cuales han alcanzado profundidades medias de 27 m, empotrándose 3 m, al menos, en el lecho rocoso del cauce río Pas mientras se acometía la consolidación de la cimentación en profundidad de la pila 1, se iniciaron las operaciones de consolidación de la pila 2.

Una vez asegurados el arco 2 y las pilas sobre las que descansa la 1 y la 2, se procedió a las labores de reconstrucción del tajamar y que han incluido la recuperación de los restos del antiguo tamajar, así como piedras de otros desprendimientos anteriores al actual.

La práctica totalidad de las piedras utilizadas en la reconstrucción del nuevo tajamar se han extraído del propio cauce del río Pas, bajo el Puente Viejo, caídas como consecuencia de anteriores daños sufridos por esta infraestructura viaria. 

Piélagos

de cerca

Suscríbete y te enviaremos la información de Piélagos directamente a tu correo electrónico